Diego De León

#AlcanzarSueños

Para mí alcanzar sueños es trabajar día a día con fe y gratitud. Hace año y medio decidimos replantear nuestro camino y para eso necesitábamos un lema, una frase, algo que nos ayudara a recordar en cada momento que nuestro mayor potencial está dentro de nosotros mismos, muchas veces oculto detrás de nuestras heridas más grandes; algo que nos permitiera entender que cualquier cosa que hayamos logrado hasta ahora puede reinventarse y superarse, o en términos más modernos, un hashtag que nos permitiera compartir con otros nuestra forma de ver la vida, la manera de hackear nuestras mentes de sus propios límites y de encender la chispa de nuestro corazón en los momentos que parece apagarse. Y ahí, en ese momento, llegó la inspiración.

Como emprendedor he tenido éxitos y fracasos, más de estos últimos lógicamente, pero el mayor de mis éxitos ha sido aprender de ellos. Entiendo en carne propia lo que has sentido o puedas estar sintiendo cuando un negocio te salió mal, cuando no sabes cómo pagar la planilla, cuando tus clientes no te pagan o incluso cuando estás pensando si es mejor dejar hasta aquí la cosa y buscar un empleo. Te puedo decir que lo más importante no es la respuesta a esas preguntas sino tener una motivación mayor, una visión. Es más importante trazar un camino para alcanzar esa visión, una estrategia o varias y empezar.

Vivimos en un mundo que cambia todo el tiempo y cada vez más rápido, con el Blockchain, la Inteligencia Artificial, el Big Data, el Thick Data, la Realidad Virtual, el internet de las cosas, la robótica, los vehículos autónomos, entre otras innovaciones; sin embargo, lo más peligroso es mantenerte estático. Por eso es tan importante soñar.

Soñar (despierto) de manera positiva y constructiva no solo mejora nuestra memoria, nos hace más empáticos y creativos, sino que nos da ánimo, atrae las cosas a nosotros, explora nuestros límites, renueva nuestras fuerzas y lo más importante, conecta a otras personas con nuestro sueño. Buen ejemplo nos dejaron Thomas A. Edison, Mahatma Gandhi, Martin Luther King Jr., Steve Jobs, entre otros.

 

Además de soñar, es necesario crear una ruta: esta debe ser simple, que te lleve del punto A al punto B en el tiempo más corto. Las planificaciones extensas son importantes como herramienta para comunicar tus objetivos y tus metas a otros, pero para convencerte a ti mismo todos los días que tienes que echar punta necesitas dosis mínimas de éxito, tareas pequeñas e importantes que te permitan sentir que estás un paso más adelante. Crear nuevos hábitos, adquirir nuevas habilidades y una nueva manera de ver la vida es fundamental.

Según el Foro Económico Mundial, las diez habilidades más importantes, en ese orden, serán: resolución de problemas, pensamiento crítico (objetivo y realista), creatividad, gestión de equipos de trabajo (equipos internos), coordinación con otros (equipos externos), inteligencia emocional, (buen) juicio y toma de decisiones, orientación de servicio, negociación y flexibilidad cognitiva (mente abierta).

Para mí, en esta era digital, los principales hábitos que debemos adoptar son los siguientes: cultivar la cultura del cambio, evitar la comodidad de lo bueno, explorar nuestros propios límites, no tener miedo a cometer errores (falla y aprende rápido), escuchar a nuestros clientes y a nuestros colaboradores, considerar a nuestra competencia mejor que nosotros, tener maestros más jóvenes, hackear a otros y sobre todo, ¡empezar ya!

Por último, quiero invitarte a que te unas a esta nueva cultura de negocios, comparte en Instagram de tu negocio utilizando nuestro hashtag #AlcanzarSueños, nosotros lo monitoreamos y estamos pendientes de todas las publicaciones. Nos gustaría conocer sobre lo que estás haciendo y si es posible conocerte a ti también. 

 Guatemala y Centroamérica en general tienen un gran potencial emprendedor, pero hasta ahora la mayoría hemos trabajado en solitario y ese no es el camino. Los países que están sobresaliendo en los nuevos modelos de negocios y las nuevas tendencias lo han hecho unidos. Israel, Estonia, Argentina, Corea del Sur, Suecia, por mencionar algunos, son ecosistemas emprendedores fuertes, comunidades de compañeros que se ayudan, aun cuando no se conozcan o no estén en el mismo negocio, comparten un sueño, una visión y la están alcanzado. Es nuestro momento, ¿estás listo?